CamiiSanchez

CamiiSanchez en Diario de una ansiosa 12 de Octubre de 2017

Exposición, derrida, epistemología y el analisis ansios

Resultado de imagen para ranciere el maestro ignoranteClase de Epistemología. Facultad de Filosofia y Letras. Catedra "hippie", denominada de esta manera por su forma evaluativa. 

Trabajo practico sobre textos de Ranciere, Bourdieu y Derrida, aplicados al analisis del estatuto de la facultad. Me tocó redactar el primer analisis, una interpretación que hice del texto de Ranciere, el maestro ignorante, aplicado al articulo 6 que basicamente hablaba un poco sobre la dinamica de una clase. Con palabras mas o menos bonitas expuse lo que creí que se adecuaba al tema que estabamos tratando.

Momento de evaluación: todos teniamos que opinar sobre los trabajos realizados. 

Momento de ansiedad cuasi incontrolable: "no veo donde se aplica el concepto de aprendizaje colectivo mencionado por Ranciere". El profesor, o moderador, me tira la unica bomba a mi, porque luego no objeto nada mas sobre el trabajo practico que realizamos. Solo esa parte. La parte que escribí yo. La que interprete. La que pensé, armé, trabajé.

Queeeeeeeeeeeeee? Calor. Muchisimo Calor. No había contemplado eso. No me habia imaginado defendiendo mi pensamiento. Defendiendo mi producción, delante de extraños que claramente sabían mucho mas que yo sobre la interpretación sobre esos textos, benditos textos, imposibles de analizar para mi. ¿Que quieren que les diga? Ranciere, Derrida, Bourdieu, me hacen sentir completamente estúpida. Hice mi mejor esfuerzo para realizar un analisis concreto y resulta que no, que al tipo no le convencía. Eso era sinónimo de fracaso. 

¿Y el fracaso que dispara? Como una escopeta que escupe sus perdigones, ese fracaso dispara mi miedo, miedo a que se den cuenta lo idiota que soy, o que me siento, lo poco que se sobre el tema, miedo a que me juzguen, a no ser validada entre mis pares porque soy incapaz de interpretar ese tipo de textos, porque lo unico que puedo analizar, son ficciones.

Dame una buena pelicula, dame un buen libro de literatura, y puedo producir un analisis subjetivo a la altura de las circunstancias. Pero con este tipo de textos... Siento que estoy en la nada misma.

¡NI SIQUIERA SE QUE SIGNIFICA LA PALABRA "EPISTEMOLOGÍA"! ¡Y TAMPOCO BUSQUE SU SIGNIFICADO, PORQUE NI SIQUIERA ME INTERESA!

Cuestión. Necesite de mucho coraje para armar en mi mente una respuesta que tuviese sentido y que justificara el uso de "aprendizaje colectivo", concepto que habia utilizado como premisa en mi analisis. En mi cara se podía ver la súplica: "por favor, no me hagas sufrir señor profesor de epistemología."

Poco convencido, el tipo me la dejo pasar.

Me di cuenta mientras hablaba, que a medida que ponia las palabras una delante de la otra, me iba olvidando de lo que decía, provocando que tuviese poca idea de lo que estaba diciendo. Termine sin saber si había dicho lo que quería decir. Si siquiera tenía sentido lo que estaba balbuceando. Como si mi propia voz me distrajera.

El la siguiente clase, quise aportar una idea, y me paso exactamente lo mismo. Termine sin saber que decía. Y me dí cuenta en el momento, lo cual disparó mi ansiedad. ¿Me miraban porque creían que era tonta? ¿Se habían dado cuenta de mi falla? ¿Se notaba demasiado mi voz temblorosa? ¿Sabrán que no se nada sobre lo que estamos hablando?

El profesor continuó hablando pero yo ya estaba sumergida en mi mundo de terror. Temblaba, sentia unas ganas de explotar que me ahogaban, queria llorar con mucha fuerza, queria salir corriendo. ¿Por que me tenia que poner asi por una clase estupida que de nada servía para mi carrera? 

No se si es algo que le sucede a todos los ansiosos, pero hablar en público es demasiado. Es como estar exponiendo una parte de tu esencia, una parte de tu alma, sea lo que sea el tema a tratar, disponible para que todos puedan juzgar a diestra y siniestra. El miedo a equivocarse se vuelve un asunto de importancia nacional, el miedo a que otros vean que no podemos con algo es apabullante.

No pude soportarlo y tuve que irme, tuve que salir corriendo para no estallar en una crisis en medio del patio de la facultad. Envie una paloma mensajera con un S.O.S y mi marido vino al rescate.

Estuve toda la semana analizando mi comportamiento. Mis sentimientos frustrados frente a la dichosa clase. Vueltas y vueltas y mas vueltas. Nada. No lograba entender por qué esa materia lograba que perdiera los estribos, a diferencia de otras. ¿Se había convertido epistemología en mi kryptonita?

La respuesta llego el lunes siguiente a mi escape. Había decidido tomar cartas en el asunto, y ese dia tenía turno para que me asignaran un analista. Basta de crisis de llanto incontrolables. Me repeti una y mil veces que podía pelear contra viento y marea.

"¿Que te trae por acá?". La pregunta de rutina de todo psicologo que abarca un abanico de situaciones, sensaciones, personas. ¿Por donde empezar?

"Tengo un trastorno de ansiedad". Automaticamente la voz se quebró. "Pero que flojita resultaste ser" me dije a mi misma. Porque ante todo, me hago 'autobullying'. "Siento que no puedo controlarlo". Resaltemos esa ultima palabra. "Me tuve que escapar de una clase porque casi exploto en llanto. No podía controlar lo que decía y me aterraba que me vieran como una idiota".

De nuevo esa palabra. Ese verbito. Inmundo, 'choto'.

Controlar.

"Camila, lo que estoy viendo a priori, es que evidentemente, cuando no logras tener el control de la situacion, entras en crisis. Cuando crees que podes controlarla, te pasas en el control."

Acto seguido, llena un formulario, que luego envia a la persona que va a llevar adelante mi tratamiento. 

Al dia siguiente, martes, BENDITO MARTES, tenía que encontrarme con mi nuevo némesis. El profesor estaba molesto porque varios faltaban muy seguido y el resto poco participaba en clase o de casualidad leía los textos. Preguntó que opinabamos de la cursada hasta el momento. "Shh. No lo digas, a nadie le importa". "Camila, no lo hagas, no tiene nada que ver". "No te van a creer. Van a pensar que queres dar lastima".

Pero lo dije de todas formas.

"La verdad es que estos textos me hacen sentir estupida. No puedo entenderlos, no puedo extraer nada de ellos, y al momento de hablar en clase, me siento aun mas tonta. Sufro un trastorno de ansiedad que hace que mi participación en clase sea aun mas complicada. No es una excusa, pero ya que estamos en este tren explicativo, queria que supieran que en mi caso, la falta de participación o el no estar durante toda la clase tiene que ver con este punto en particular."

Prendida fuego, la voz quebrada y, a mi parecer, miradas acusadoras apuntandome. Si me hubiese mordido la lengua quizas hubiese padecido menos. 

Pero habia dado un paso al frente, me había expuesto frente a mi némesis y le había escupido a la cara a mi ansiedad. Un paso a la vez. No fue un cambio extraordinario, pero claramente me despojé de una pequeña carga. 

Ahora me tengo que enfrentar a Platon, Bacon y Kant. Esos son soldados duros de matar. Probablemente termine necesitando muchos analgésicos para desglosar a tan increibles filosofos. (Todo bien chicos, son grosos, pero voy a seguir sin entenderlos)

Una batalla mas, una cicatriz mas, una victoria mas.

Espero les haya parecido de su agrado esta pequeña aventura.

Y de nuevo. Si conocen a alguien con un trastorno similar: acompañenlos. Informense. Comprendanlos. Sean lo que muchos no pueden ser. 


epistemologia
filosofia
ansiedad
trastorno de ansiedad
Psicología

¡COMENZÁ A ESCRIBIR AHORA!

Todos pueden formar parte de Verum. Creá tu cuenta y comenzá a compartir tus opiniones.

Comenzar
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTAR
  • No hay comentarios aún...